27 de junio
XIII Domingo Ordinario

Basta que Tengas Fe

Sb 1:13-15, 2:23-24/ 2 Cor 8:7, 9, 13-15 / Mc 5:21-43

El Evangelio de hoy presenta dos escenarios que permiten a Jesús destacar un tema muy importante: “No temas, basta que tengas fe.” El primer escenario describe a Jairo, suplicando a Jesús que imponga sus manos sobre su hija que se está muriendo para que se cure. El segundo escenario describe a una mujer con hemorragia que extiende la mano y toca el manto de Jesús, segura de su capacidad de sanar. Ambos escenarios terminan con la curación porque los beneficiarios tenían fe en que Jesús podía proveer y que lo haría. Entonces, ¿qué haríamos tú y yo? La mayoría de nosotros afirmaríamos que nuestra fe es inquebrantable, pero la mayoría de nosotros nunca hemos estado tan desesperados como Jairo o la mujer con hemorragia. Hemos dado libremente nuestro FIAT, pero en tiempos de prueba es posible que también necesitemos escuchar el consejo de Jesús: “No temas, basta que tengas fe.” Ya sea que necesites sanación espiritual, emocional o física, acércate con fe y confía en que Jesús te proveerá.